La webcam de tu ordenador de mesa o portátil puede ser una ventana para que hackers y ciberdelincuentes invadan tu privacidad. Y sí, literalmente una ventana, pues podrán ver todo lo que ésta enfoque.

¿Cómo es esto posible? Tan sencillo como comprar una camiseta en línea, ya que puedes comprar un software de 35 euros, que viene a ser un creepware. Este programa te permitirá hackear cámaras web y espiar.

Hoy en día calculan que van más de 700.000 personas cuya intimidad y privacidad han sido vulneradas. Y fue el caso de la Miss Teen USA 2014, que fue chantajeada con material privado, el que destapó la olla del creepware BlackShades. Este software se vendía como un asistente de asistencia remota, pero lo que hacía era espiar por tu webcam, veía mensajes, contraseñas y todo lo que se tecleaba.

Claro, tras detener a los co-creadores y otros hackers, su precio se triplicó y aún se distribuye pero clandestinamente. No es solo esto, sino que hay muchos programas similares más que pueden causar desastres: desde bloquear o reiniciar tu ordenador, hasta grabar vídeos y robar ficheros.

¿Crees que es terrible? Lo es y no termina aquí, ya que también se han hackeado cámara de seguridad, monitores de vigilancia de bebés, televisores inteligentes y móviles, publicando lo que captan en la web.

Quienes caen en esto suelen conocerlos como esclavos, pues están plenamente a merced del hacker, que incluso alardea e intercambia datos de las personas que espía. El material obtenido de forma “invisible” o por chantaje, termina en la red, en páginas pornográficas o en foros.

webcam

¿Cómo evitarlo?

Principalmente no debemos abrir enlaces extraños o publicitarios que nos pasen por email, mensajería instantánea o redes sociales, incluso si viene de algún amigo o familiar. Ver una foto o un vídeo nos puede infectar con el creepware.

Lo que expertos aconsejan hacer es algo muy sencillo y barato: tapar la cámara web mientras no la usamos. Sea que se use un paño, un papel o cinta aislante. Suena tonto, pero hasta los más expertos lo hacen.

Además de estas medidas, sería bueno tener un antivirus y analizar y escanear periódicamente, así como cambiar las contraseñas cada tanto tiempo.

Si llegas a ser víctima de esto, no debes ceder al chantaje y denunciar a la Policía Nacional tu caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *