Instagram es una de las herramientas comunicativas más comunes entre la población mundial. Esta red social está diversificando su forma de contactar con nuestros amigos y cada vez la usamos más. Esto implica que usamos también más datos.

Las aplicaciones del ecosistema de Facebook no destacan por su eficiencia a la hora de ahorrar datos, en este campo su optimización es nula. Sin embargo, existen una serie de acciones que podemos realizar en nuestro dispositivo. E incluso dentro de la propia app.

Desactivar la reproducción automática de vídeos

La gran mayoría de aplicaciones de medios sociales reproducen automáticamente los vídeos. Es recomendable cambiar esto para poder ahorrar algunos MB.

Dentro de la aplicación de Instagram busca Ajustes, que viene siendo los tres puntos de la esquina superior derecha. Entramos en Configuración, y una vez ahí, accedemos a Uso de datos móviles y Nos aparecerá por defecto Predeterminado. Deberemos seleccionar Usar menos datos.

Bajar la calidad de subida de las fotos

Otra forma de ahorrar datos, además de evitar ver los vídeos de manera automática, es subiendo nuestras fotos con una calidad menor. Entra en Ajustes, luego en Configuración, y una vez dentro cambia la Calidad de subida de Normal (que está así por defecto)a Básica.

Ver los stories desde el navegador

Las famosas historias de Instagram son una de las cosas que más megas consumen. Una recomendación es que en vez de verlas desde la aplicación, hazlo a través del navegador. El motivo de esto es que el navegador no reproduce automáticamente todos los clips. Esperará a que le des al play en cada una de las publicaciones. Y si no quieres, no tienes por qué reproducirlas todas.

Subir los stories cuando hay wifi

Como última medida debes saber que se puede restringir el uso de datos en Instagram en movilidad. Esto quiere decir que si quieres subir historias cuando no tienes una red Wi-Fi a la que conectarte, pero puedes guardarlas para que se suban cuando llegas a una.

Fuera de la app, en los Ajustes del dispositivo, accede a Uso de datos y ahí entra en Uso de datos móviles. Busca Instagram y marca que la aplicación no tenga acceso a datos.

De esta forma podrás realizar tus stories desde la aplicación pero cuando intentes subirlas, se quedarán cargando. En cuanto te conectes a una red Wi-Fi, se subirán automáticamente.

¿Conoces algún truco más para evitar ese gasto extra en megas cada mes? ¡Déjanos un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *