Ser tecnoadicto puede traernos varios problemas, podemos hasta perder la vida. Es por ello que queremos alertarte de algunas conductas que no son buenas, ya que según la ONG Protégeles, 21,3% de los jóvenes corre el riesgo de caer en esta adicción.

Son muchos los factores que influyen para que una persona termine adicta a las tecnologías y redes sociales, así que veremos algunos daños para buscar corregirlos. Ya te hemos hablado antes de la nomofobia y del FOMO.

☑ Como muchos dicen, la salud es lo primero. Y es que estar mucho tiempo con el móvil en una mala postura puede generar males en nuestro cuerpo. Sí, hablamos de dolores de cabeza, de cuello, de brazos, de cervicales y columna. Llegamos incluso a respirar mal. El síndrome del cuello roto existe y cuanto más inclinemos la cabeza, peor será.

Lo ideal es revisar nuestros dispositivos móviles poniéndolos al nivel de nuestros ojos. El cuello debe estar erguido y los hombros hacia atrás. Nuestros dedos y muñecas también pueden sufrir, así que mejor dejar el móvil de lado por ratos.

☑ Nuestra seguridad se ve comprometida. Al estar siempre conectados a la red podemos ser víctimas de la ciberdelincuencia. El phishing y los virus están a la orden del día, por ello es bueno tener un antivirus instalado, mirar bien los permisos que nos piden aplicaciones y programas, y cuidar las redes WiFi a las cuales nos conectamos. Ya te hemos dado algunos consejos sobre esto.

☑ Algunas redes sociales parecen ser más peligrosas que otras. ¿Sabías que hacerte una selfie te puede costar la vida? Ya van varias víctimas en esta nueva estadística… caídos por acantilados, al ir conduciendo y captándose, por querer fotografiarse con animales salvajes, etc. Las muertes por selfies en 2015 superó las ocasionadas por tiburones. Entonces es mejor no jugarse la vida por lograr una foto increíble y única, ¿no te parece?

☑ Dejar el mundo, volverte un ermitaño es un gran error… tus amigos dejan de avisarte de los eventos sociales porque no vas-por quedarte encerrado en casa con el ordenador o tablet- o porque al ir no haces más que prestar atención al móvil. Si esto te pasa, ¡deja de leer este artículo y sal ya a disfrutar del día (o la noche)! No permitas que se vuelva patológico, la vida tiene mucho que ofrecer más allá de lo que ves en Instagram o Facebook.

☑ El no responder al momento ese tuit en el cual te mencionan o el vídeo en el cual te han etiquetado puede ahorrarte una multa y salvarte la vida. Sí, conducir mientras atiendes el móvil puede ser tan grave como conducir bebido. Multiplica por 23 el riesgo de sufrir accidentes. Busca alguna aplicación que te ayude con tu smartphone o pon todo con voz, para que la pantalla no te distraiga.

☑ Cuando sabemos que el 85% de los jóvenes es dependiente de aparatos tecnológicos y redes sociales (según datos de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción), sabemos que algo no va bien y puede ser peor. Nuevos males como el ciberacoso o bullying encienden la alarma a nivel mundial, ya que algunas personas se han quitado la vida por ellos, la mayoría son niños y adolescentes.

Muchos no se dan cuenta de que son adictos, ya que también se diagnostica cuando el caso es grave. Quienes ya han caído deben tomar medidas para recuperar su vida y algunos recurren hasta a tratamientos psicológicos.

No es quitar por completo el acceso a la tecnología -esto solo empeoraría el caso-, es simplemente saber controlarse y, como siempre recordamos, dar un uso responsable a todo lo que usamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *