Por muchos motivos las redes WiFi tienen contraseña, es un asunto que va más allá de ser o no egoísta. Se trata de nuestra seguridad y la de nuestros datos, y visto de esta manera, es mejor pasar por el más tacaño y egoísta de todos.

Compartir la red inalámbrica (con total conocimiento o no), puede causarnos algún que otro disgusto. Lo principal, lo que más notaremos, es la lentitud; veremos cómo nos angustiamos cada vez más cuando el vídeo de YouTube de cuatro minutos tarda, cuando la película online para cada 30 segundos o se ve pixelada y hasta los GIF de Facebook no se ven bien.

Si esto ocurre puntualmente, quizás sea un problema determinado del proveedor de Internet. Pero cuando ocurre siempre, puede estar sucediendo algo con tu router.

¿Qué hacer?

Primero, es mejor ir descartando. Mira cómo y en dónde tienes el router. Muchas personas no tienen idea de que esto es importante, pues cuantos más obstáculos haya peor será la señal.

Si tienes el ordenador en tu cuarto y es allí donde más tiempo pasas, lo lógico es que lo sitúes muy cerca (si no adentro). Las paredes disminuyen la señal, así que esto dependerá mucho de la distribución de tu hogar. Y es recomendable colocarlo en un lugar alto.

Asegúrate de que la red tenga contraseña. Por defecto ya vendrá con una, la cual es mejor cambiar para evitar que puedan dar con la establecida, y hacerlo de forma constante.

Si tu casa es muy grande, puedes adquirir un segundo router que haga la función repetidora o puedes comprar aparte un extensor PLC. Ésta segunda opción es mejor para espacios grandes y son como routers pequeños que solo se enchufan y conectan con la señal WiFi para replicarla.

Si cuando un dispositivo escanea señales y salen muchas, esto podría estar causando la lentitud. No que haya muchas, sino que quizás se muevan en un mismo canal (hay del 1 al 14) y así ocupar ancho de banda.

Identificar el canal es fácil gracias a algunas aplicaciones. Debes buscar los canales WiFi (channels) y ver en dónde está ubicada tu señal y si está muy congestionado el canal. Busca el más libre y muévete a ese.

Lo complicado podría ser modificar tu router para moverlo de canal. En el manual de usuario podría indicar el cómo (varía según la marca) o si no, comunícate con el proveedor de Internet para que te guíen.

Si tu caso no encaja mucho con las opciones anteriores (has cambiado el lugar del router, cambiado la contraseña y el canal) y sigue lenta la conexión, quizás debas adquirir un nuevo router, más rápido. Los más comunes son los de tecnología 802.11n (dos o tres antenas y MIMO), pero si las condiciones se dan, podrías pasar pasar a uno 802.11ac. Para esto debes verificar que tu ordenador y dispositivos móviles sean compatibles con la banda ac. Si compras un ac y tus artefactos a n, no tendrás más velocidad.

Entonces busca tener un router 802.11n con tres antenas y tecnología MIMO.

WiFi

Si aún tras descartar e intentar todo lo anterior, el problema persiste será mejor que te pongas en contacto con la compañía que te da el servicio de Internet.

¿Y la seguridad?

Si no tienes ningún problema con la velocidad de la conexión (o lo acabas de arreglar con algún consejo anterior), lo mejor será que protejas la conexión y el router. Debes seguir estas recomendaciones:

Te recordamos nuevamente (sí, nunca está de más) que debes cambiar la contraseña predeterminada. Crea una realmente buena, no una que solo tenga mayúsculas y minúsculas.

Debes modificar el router para que no se pueda acceder a él desde fuera de la red. El manual seguramente indicará cómo.

Activa un cortafuegos (firewall) para bloquear accesos no autorizados.

Blíndate con algún hardware. Actualmente hay dispositivos y aplicaciones pagos que hacen más seguro nuestro router (Dojo Labs, F-Secure Sense…).

Descubre si te roban la señal. Hay aplicaciones gratuitas  que detectan, conectándose al router, quiénes han accedido a nuestra red. Veríamos móviles, tablets, ordenadores y hasta televisores inteligentes que estén conectados. Si ves alguno que no identifiques, puedes cambiar el nombre y la contraseña del router.

Si nos vamos de casa por largos periodos de tiempo, lo mejor será apagar el router.

WiFi

Con todo esto no solo evitas que tu conexión sea lenta, sino incluso hasta ir preso. No, no estamos exagerando, ya que si logran “hackear” tu router y se comenten actos delictivos desde tu red (descargas ilegales, hackeos, etc.), quien queda como responsable eres tú, el titular.

Entonces, que inviertas al menos una hora en revisar cómo está tu seguridad, valdrá la pena. No lo pienses mucho y ponte a ello.

¿Tienes algo que decir?

Loading Facebook Comments ...

One thought on “Protege y mejora tu señal WiFi con estos datos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *