Quienes poseen un smartphone o una tablet, seguramente usan estos dispositivos en la cama, ya que luego de un largo día nos apetece estar cómodos. La tecnología nos permite hacer actualmente muchas cosas, pues si no quieres ver televisión, puedes ver películas por la tablet u ordenador o jugar en el móvil. ¿Pero qué pasa cuando esto nos perjudica en lugar de ayudarnos a relajarnos y descansar? Aquí te explicamos los peligros que corres.

De qué va

¿No te ha pasado que te pones con el móvil, por ejemplo, y en vez de darte sueño te despejas, te pones activo? Sí, es algo muy probable. No se trata de decir cuál dispositivo es peor, porque el problema radica es en la pantalla y la luz que emite. Las investigaciones han revelado que esta influye en los ritmos circadianos o ritmo biológico y estos son los encargados de ponernos un “horario” según la luz y la temperatura; produciendo más o menos la hormona melatonina. Cuando nos desajustamos, nuestra salud se puede ver afectada por enfermedades como obesidad, depresión, diabetes e incluso cáncer.

Las pantallas de LCD (smartphones y tablets), los ordenadores y las luces LED pueden engañar a nuestro organismo haciéndole creer que es de día y por eso forzarnos a no dormir. Cuando lo ideal es dormir entre 7-8 horas, terminamos no solo durmiendo menos sino que nuestra memoria falla, nuestras células pierden conexiones y nuestra vista se ve afectada.

¿Qué se puede hacer?

Hay medidas que podemos tomar si nos resulta inevitable poner del lado los dispositivos móviles antes de dormir. Lo que muchos hacen actualmente es buscar aplicaciones, pues ya hay varias desarrolladas y gratuitas. Debes tratar de tener la menor cantidad de brillo posible.

¿Tienes algo que decir?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *