Ya forma parte de nuestra indumentaria, pues el móvil es más que un accesorio. Para muchas personas es inconcebible salir de casa sin él, sea por el trabajo o cualquier otro motivo. Es lo que nos conecta con el mundo y debe tener ahora un protocolo.

Y justo por no dejarlo en ningún sitio, lo llevamos hasta la mesa cuando comemos… Acción considerada de mala educación, pero cada vez más aceptada. Por lo general, se ve a más de uno con el smartphone al lado.

Hemos descubierto que hay ciertos consejos-normas para cumplir y no caer tan pesados o maleducados:

  • Lo primero y correcto es que ni lo lleves al momento de comer, pero…
  • Si es necesario, al menos tenerlo en modo silencioso o vibrador.
  • Lo ideal es que se guarde en algún bolsillo o bolso. No se debe dejar sobre la mesa.
  • No es correcto leer los mensajes de texto o chats, ni ver vídeos o emails.
  • Si entra una llamada, podemos hacer varias cosas:

* Contestar y posponer la charla… O no contestar.

*Si decidimos no contestar, tampoco vamos a dejar que suene o vibre hasta el final (si no lo silenciamos).

*Si la llamada es muy importante, nos excusamos con los comensales. Lo ideal sería apartarse, pero si por cualquier motivo te quedas en la mesa  debes hablar en voz baja para no importunar.

  • Si no suena tu móvil sino el de alguien más, debes guardar silencio para que hable o hasta que se levante a atender bien.

¿Y tú, sueles comer acompañado de tu terminal? ¡Cuéntanos tu opinión!

photo-634069_1280

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *