En 2015 se celebra el 20 aniversario del MP3, y no nos referimos al pequeño dispositivo que desbancó a los reproductores de CD portátiles (más comúnmente conocidos como Discman), sino al formato que permitió reducir el “peso” de las canciones hasta 11 veces con respecto a los formatos utilizados anteriormente.

Principalmente fue desarrollado por el alemán Karlheinz Brandenburg para conseguir llevar el audio a los reproductores portátiles de una forma más eficaz, pero rápidamente dio el salto a los equipos de música de los hogares, a los automóviles y a la informática.

Nos permitió empezar a enviar ficheros musicales a través de Internet, y en la actualidad sigue siendo un formato muy extendido en las plataformas de streaming y por los programas de edición para comprimir los archivos. En otras palabras, acercó la música a la tecnología, que hoy cuenta con los smartphones y las tablets como sus mayores exponentes.

Existen multitud de aplicaciones que nos permiten componer a través de nuestros dispositivos, y en homenaje al .mp3 hemos recopilado las más destacadas para que des rienda suelta a tu imaginación:

  1. FL Studio: una app bastante intuitiva que además está muy extendida y tiene versión en PC, con la que comparte muchas de sus características. Utiliza un sencillo sistema de casillas para incorporar los diferentes sonidos y efectos de la biblioteca. Permite importar y exportar archivos entre la versión “de sobremesa” y la móvil.
  2. Edjing: la herramienta perfecta si lo que quieres es convertirte en un DJ, ya que esta aplicación ofrece la posibilidad de sincronizar el tempo de dos discos, ajustar los niveles de graves, medios y agudos, la ganancia…
  3. SunVox: difícil de dominar, pero cuando logras hacerte a su caótica interfaz el resultado es excelente. Uno de sus puntos fuertes es que permite sincronizar todas las plataformas en las que tengamos instalado el programa, es decir, que podremos seguir en nuestra tablet Primux el proyecto que comencemos en el PC.
  4. Music Maker Jam: ofrece varios estilos y ritmos de música de forma predeterminada (que varían según escojamos la versión gratuita o la de pago) y, a partir de esta base rítmica, se añaden los instrumentos y efectos que consideremos necesarios. Ideal para iniciarse en este mundillo.
  5. Caustic 3: aplicación muy completa con varios tipos de sintetizadores, los cuales puedes disponer en la pantalla de forma simultánea sin necesidad de cerrarlos. Los sonidos que escojamos se pueden mezclar y modificar con una gran variedad de herramientas. Aunque resulte complejo en los comienzos, esta app es de las más completas de la oferta.

¿Tienes algo que decir?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *