Muchos andamos con nuestros cargadores para arriba y para abajo, a donde vayamos, en caso de quedarnos sin batería. Esto, llevarlo de cualquier forma en la cartera o mochila junto a otras cosas y sumando más causas, se transforma en el deterioro del cable.

Es algo normal, los cables se dañan con el uso. Aún así, aplicando algunos cuidados nos pueden durar mucho más.

Doblarlos, enrollarlos, usar los dispositivos durante la carga, son costumbres que o dejamos de hacer o las hacemos correctamente. Los cables son delicados, pues tienen componentes eléctricos. Muchos incluso vienen ya mal doblados de fábrica.

Seguro te ha pasado ya que alguno se te daña e incluso se te parte justo en el extremo, en el tramo del conector. Y es que esta parte es muy delicada. Pero si quieres cuidar el cable de tu dispositivo correctamente, puedes:

  • evitar tirar de él por cualquier extremo. Si usas tu móvil o tablet durante el proceso de carga, cuidate de no estirarlo o jalarlo.
  • enrollar correctamente el cable. Esto se hace doblándolo en círculos y sin ejercer presión o tensión. Que quede flojo, para evitar dañar el interior.
  • reforzarlo tú mismo. Puede ser con un resorte, como hacen muchos que usan el de un bolígrafo y así no se doblará. O también lograr esto con papel y cinta adhesiva o una pajita.
  • comprar uno que ya venga reforzado. Si no quieres ponerte con lo anterior, se venden unos ya recubiertos de plástico u algún otro material como envoltura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *