Aunque el número de personas que compra por Internet no deja de crecer año tras año, aún son muchos los que desconfían de este cómodo sistema. Realizar las compras navideñas a través de la red es un proceso seguro, pero siempre hay que tener en cuenta una serie de factores para evitarnos sustos desagradables. A continuación os dejamos una recopilación de sencillos y prácticos consejos:

Lo primero y más elemental de todo, utilizad el sentido común y no tengáis miedo. Si es la primera vez que váis a comprar algún artículo por Internet podéis pedir ayuda a algún conocido que ya domine este proceso, pero no desconfiéis de antemano porque, a pesar de las historias que seguramente hayáis escuchado sobre ciberladrones en boca de muchos, el e-commerce es totalmente seguro.

Usad una única tarjeta para todas vuestras compras electrónicas. Así en caso de robo solamente podrán acceder a una cuenta y no a varias. También es muy recomendable hacerse con una tarjeta o monedero virtual, herramientas que permiten almacenar el importe exacto de la compra y que caducan después de completar el proceso. Casi todos los bancos han implementado ya estas medidas, así que os toca informaros.

Desconfiad de las gangas o de las ofertas muy llamativas. Nadie da duros a pesetas, y lamentablemente en Internet esto tampoco ocurre aunque los precios en general se ajusten más que en los comercios físicos. Si algún vendedor ofrece o regala en Facebook el último smartphone muchísimo más barato porque tiene un defecto en la caja o porque “ha perdido el precinto”, os podemos asegurar que se trata de un engaño.

Mantened actualizado vuestros antivirus y cambiad vuestras contraseñas pasados unos meses. Son acciones que no os llevarán más de unos pocos minutos y que os garantizarán un plus de seguridad. También hay que aconsejar el uso del “modo seguro” de los navegadores y que, durante el proceso de compra, la dirección del servidor empiece por “https”, así os aseguraréis de que es una conexión privada y no pública.

Es mejor comprar en webs recomendadas por terceros o que ya conocemos de antemano. Si alguna página os da mala espina, no hay por qué arriesgarse, es mejor buscar el mismo producto en otra dirección que os aporte más confianza. Hay que guardar mucho cuidado siempre con los plazos de entrega y los costes de envío/devolución, si os leéis y releéis las condiciones de compra nunca os tocará esperar en casa mes y medio hasta que os llegue lo que comprasteis con la mejor de las intenciones.

Chequead las transferencias que se emiten desde vuestra cuenta. Esto es algo que todo el que tiene la posibilidad debería hacerlo semanalmente. En muchas ocasiones los ladrones no sustraen grandes cantidades de las tarjetas de crédito porque resulta muy evidente, sino que se aprovechan robando pequeñas cantidades de dinero que, en muchas ocasiones, el usuario de la tarjeta pasa por alto. Si os pasa alguna vez, no dudéis en denunciar y acudir a vuestro banco para que cancelen ese pago.

Si deseas compras algunos de nuestros productos Primux, puedes revisar nuestro catálogo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *