Es extraño conseguir actualmente a personas que no usen ni tablets, ni smartphones, ni ordenadores -quitando a los abuelitos, aunque en ellos también hay excepciones-, pues son los artefactos que dominan nuestras vidas. Y es que el uso continuo de esta tecnología causa daños en nuestra salud y debemos ser conscientes de ellos para poner en práctica soluciones o medidas para contrarrestar.

Haz un simple ejercicio, si ves que sufres tan solo la mitad de estos males, deberías seguir nuestros consejos, buscar ayuda médica y alejarte un poco -o bastante- de los dispositivos que más usas. Depender de ellos no es bueno…

 

☑ Uno que cada vez es más común e implica muchísimo, es el síndrome del túnel carpiano. Antes se veía en algunos músicos, ahora lo vemos en cualquier persona que trabaje con el ordenador. ¿Qué lo ocasiona? El sostener el ratón de mala forma por mucho tiempo o la mala postura de las manos con el teclado. Esto genera dolores en las muñecas y las palmas de las manos, ya que hay una presión continua sobre el nervio de la muñeca.

Debes colocar ambas manos bien apoyadas sobre la mesa de trabajo y buscar que tus brazos queden en ángulo recto al usar el teclado, para evitar la presión.

Fatiga o estrés visual, tensión ocular y miopía: Quizás sean las más comunes al tener un mismo denominador: la pantalla. Sea que uses el ordenador, la tablet o el smartphone por muchas horas, tendrás alguna de estas afecciones (alguna ya te sonará). Los más pequeños son los más vulnerables y pueden sufrir daños de por vida si no se atienden.

Las pantallas producen resequedad ocular, cansancio y hasta miopía. Algunos tienen dolores de cabeza por estas afecciones. Puedes prevenirlo manteniendo una distancia prudencial de las pantallas, al menos de medio metro; usando gotas o lágrimas lubricantes y revisando tu vista periódicamente con un especialista.

Insomnio, otro acompañante frecuente de quienes usamos dispositivos, y ésto se debe a la luz que emiten. Hace poco se descubrió que su luz reduce la producción de una hormona que relaja y nos da sueño, la melatonina. Lo bueno es que es fácil de evitar, simplemente debemos dejar de utilizar cualquiera de los dispositivos antes de dormir, mínimo una hora antes. Esto es muy importante cumplirlo con los niños, para que no sufran trastornos durante su desarrollo.

Codo de tenista: Es una inflamación en la parte superior del brazo, como consecuencia de una mala posición de la muñeca. Sí, principalmente se da por usar mal el ratón. Se evita igual que el síndrome del túnel carpiano, apoyando bien las muñecas y la espalda.

Problemas cervicales: No solo es que adoptemos una forma incorrecta al sentarnos frente al ordenador, es que ahora se suman las que tomamos al usar dispositivos móviles. Mucho tiempo con la cabeza inclinada, echados en un sofá cual contorsionistas jugando con la tablet o cualquier otra falla ergonómica. Debemos dejar de lado estas posturas y tomar una recta y derecha, alineando cuello y columna.

☑ La tendinitis va asociada con el codo tenista y síndrome carpiano, pues afecta nuestros dedos, hombros y muñecas al hacer repetidamente algunos movimientos, como al chatear o escribir. Haz ejercicios de rotación para aliviar y adopta buenas posturas.

☑ Una que va en crecimiento y afecta mayormente a los niños y jóvenes, es la obesidad. Así lo indicó un estudio que asocia el uso de la tecnología con el sedentarismo. Consume tantas horas de nuestro tiempo que dejamos la actividad física y la buena alimentación. Hay que establecer horarios de uso -especialmente a los más pequeños y jóvenes- y buscar realizar actividades.

☑ Nuestro sistema nervioso puede verse afectado de forma irreparable si abusamos de la tecnología. Aún queda mucho por estudiar y comprobar, pero los campos electromagnéticos pueden ocasionar fatiga, pérdida de la memoria, malos hábitos de sueño e incluso vértigo o tumores cerebrales. Para evitar esto solo debemos estar menos tiempo con los dispositivos.

☑ Más estudios parecen confirmar que la infertilidad está muy asociada al uso de smartphones, tablets o portátiles, pues suelen llevarse o utilizarse sobre la zona genital. Específicamente afectaría a los hombres, al reducir la calidad del semen. Incluso podría dañar el ADN de los espermatozoides. Se evita al no llevar el móvil en los bolsillos del pantalón o no usando tablets y portátiles sobre las piernas.

☑ La última ya la hemos discutido mucho aquí en el blog, se trata de la adicción. Sabemos que está la nomofobia, FOMO, la ciberadicción o la portatilitis… En lugar de sacar un provecho responsable, somos esclavos de la tecnología. Nos causa ansiedad, estrés, dolores de cabeza, etc. Así que debemos desconectarnos de ella y generar vínculos reales, con gente real. Hace no mucho compartimos también otros riesgos de las redes y la tecnología y unos consejos para depender menos del móvil.

 

Como ves, no es ningún juego. La tecnología nos facilita mucho la vida, pero si no tomamos algunas medidas podría complicarla mucho más. Cuéntanos si tienes alguna duda o daño que agregar, queremos saber tu experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *